Shadow

 

Le voy a mi tierra

.

“La vida es el arte del encuentro”

“La vida es el arte del encuentro”

Con El Tocuyo en sus venas llegó a Le Voy A Mi Tierra Ramón Castillo. Una cita donde el amor en todas sus facetas y el buen humor que caracteriza a los venezolanos se pusieron de manifiesto para unir a la familia y amigos en un recorrido por composiciones propias y de otros artistas que se convierten en la esencia del sentir venezolano.

Ver las cosas buenas de la vida, en un auditorio alejados de la cotidianidad y las vivencias de la rutina del venezolano fue el contexto propicio para que en palabras de Castillo "Las cosas malas se queden en la prensa, y podamos seguir disfrutando de los atardeceres, la Cascada del Vino, las Lomas de Cubiro y ver cómo llora una estrella" iniciara su presentación.

En el escenario con su guitarra y una gran sonrisa comenzó la secuencia de relatos que distinguen su particular estilo y así interpretar "Las Cosas Bellas de Lara" un tema  de Virgilio Arrieta. Virgilio y Castillo guardan una especial relación de amistad, debido a que ambos han tenido una notable influencia en la carrera musical del otro.

Posteriormente, como uno de sus tesoros más importantes llegó el momento de hablar de "La Familia" y entre versos y notas musicales destacó el valor de la misma y su importancia en el desarrollo del ser humano.  

Cada uno de los temas interpretados fue acompañado por letras y relatos de Aquiles Nazoa, Perucho Conde y producciones propias de Ramón Castillo. Castillo comenzó a describir y a añorar su etapa de vida en el Tocuyo cuando criado por su abuela decidió partir en busca de nuevas oportunidades: "Las despedidas están presentes en toda la vida. Adquirimos nuevos amigos y nos vamos despidiendo. Nunca olvide a su gente".

En este momento, colmado de sentimientos y nostalgia recordó a su hija que vive en otro país, lo que provoca su ausencia y las emociones encontradas al tener un nieto que aún no conoce personalmente pero que con los avances de la tecnología ha podido mantener el contacto frecuente.

"Tantos Recuerdos"… Tantos recuerdos que vienen a la mente al hablar la tierra de nacimiento y los momentos especiales de la infancia donde la familia y los amigos son los protagonistas como es el caso de Ramón, quien con solo interpretar este tema realizado por él y Virgilio Arrieta logró despertar en los asistentes el reconocimiento de lo propio en aplausos.

En el arte de Ramón Castillo, el amor fue el elemento principal y refirió que "Es un misterio, cada quien tiene su manera de verlo. El amor se construye, se hace cada día, con cada gesto" y así dio paso a la canción "Vamos a Hacer el Amor" de Lázaro García porque "El amor, es ese que infla los sueños. Amar es estar contento"

Continuó con su intercambio entre música y poemas, aplausos y risas para dar paso a su interpretación de "El Decreto Papal" de Ricardo Aguirre.

De esta manera siguió el evento; sus inicios y formación como profesor lo llevaron a recorrer varias partes del territorio Nacional, desde El Tocuyo a Güiria y luego a Valera relato del que nació la inspiración para interpretar "Vamos pa' Valera".

Hablar del tiempo en la vida fue un factor determinante en la presentación de Castillo: "Hay dos días de nuestra vida por los que no podemos hacer nada, el ayer y el mañana, por eso debemos vivir el hoy"

 "El Viejo Roso" es un tema que ha sido pieza fundamental en la carrera de Castillo y que lo acompaña desde las noches de serenatas en su Tocuyo Natal hasta sus reencuentros con el público larense.

A lo largo del concierto Ramón se dedicó a definir los diferentes tipos de amor, hasta llegar a la amistad: "La amistad es el invento más maravilloso"…  Y se preparó para entonar la canción "Los Amigos" de Alberto Cortez; un compositor que ha influenciado su trayectoria en la música.

Castillo presentó un repertorio elaborado por composiciones propias, de otros artistas y las destacadas del cancionero venezolano como "Ramoncito en Cimarrona" de Che María Giménez, "Los Locos Bajitos" de Joan Manuel Serrat, "Arriba La Vida" de Alberto Cortez y "La Vida Nos Enseña" de Héctor Ochoa.

Castillo mantuvo en el escenario la esencia del amor de principio a fin; presentó un popurrí de temas versionados en Bolero que llevó al público a entonar cada una de sus letras.

El punto final de este encuentro tuvo como protagonista a "Lara Es Una Sola" un tema que se mantiene en el sentir de los larenses y que entre cantos y aplausos cerró este concierto de "Amor con Altas Dosis de Humor".  

Tú decides qué harás con tu vida, porque hay muchas razones para ser feliz

Ramón Castillo

Todos